Gago exige a Caballero que escuche a los vecinos de Coruxo y sitúa la elección de la playa para perros como “un nuevo ejemplo de autoritarismo”

  • El concejal popular reitera el compromiso de su grupo con que los dueños tengan una playa para poder llevar a sus mascotas, y recuerda que su grupo había propuesto una alternativa tras hablar con usuarios y colectivos
  • Señala que, como en el caso de Gran Vía o con los vecinos de Teis, la actuación de Caballero ha sido “un auténtico ordeno y mando” propio de un alcalde “incapaz de dialogar con nadie”
  • Destaca que esta forma de actuar tiene consecuencias, “como ya hemos visto con un herido”: “En ningún momento se reunió con los vecinos ni con asociaciones animalistas para valorar nada”
  • Lamenta que las playas seleccionadas no tienen alternativa de aparcamiento, cuentan con dunas de especial protección, “y ni tan siquiera estaban adecuadas al uso cuando se autorizaron”

El concejal popular, Diego Gago, ha exigido hoy a Caballero que escuche a los vecinos de Coruxo, situando la elección de la playa para perros como “un nuevo ejemplo de autoritarismo” de un alcalde “incapaz de dialogar con nadie ni de llegar a ningún tipo de acuerdo”. “La realidad es que una vez más ni la sociedad civil, ni los usuarios ni los vigueses han sido escuchados en una decisión que se adopta de forma unilateral y sin diálogo”, ahonda.

Una forma de actuar, que, como destaca, el edil popular tiene consecuencias, “como ya hemos visto con un herido”. “En ningún momento se reunió con los vecinos ni con asociaciones animalistas para valorar nada”, ha lamentado, señalando que, en contraposición, él mismo y la portavoz popular han estado reunidos esta misma semana con los vecinos de Coruxo.

El concejal popular ha reiterado la necesidad de que Vigo cuente con playa para perros, como ha defendido siempre su grupo, si bien ha señalado que, como en el caso de Gran Vía o con los vecinos de Teis, la actuación de Caballero en este caso ha sido “un auténtico ordeno y mando”.

Así, Gago ha recordado que, tras años de espera, “y con una importante demanda en la ciudad”, Caballero designó primero una playa de Toralla, también “de forma unilateral y déspota”, pese a que tenía inconvenientes importantes en los accesos y en el servicio de limpieza. Y después, prosigue, “su falta de sensibilidad e incapacidad para tomar una decisión nos ha llevado a esta situación”.

En este contexto, el edil popular ha lamentado que las playas seleccionadas finalmente no tienen alternativa de aparcamiento, cuentan con dunas de especial protección, “y ni tan siquiera estaban adecuadas al uso cuando se autorizaron”. Una situación, insiste, que se debe a la “incapacidad del alcalde para el diálogo”: “En todo este tiempo ni atendió a los vecinos ni pidió opinión a los expertos”.

Una forma de actuar que, como ha destacado, contrasta con la de su grupo, que desde el primer día propuso como playa para perros el último tramo del arenal de Samil, junto a la desembocadura del Lagares.

Esta opción, argumenta, fue propuesta tras mantener reuniones con usuarios, vecinos y colectivos, que constataron que esta playa reunía las características necesarias: buena accesibilidad de los servicios de limpieza y bajo número de usuarios.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *