Fidalgo señala que la reforma de Balaídos es “más propia de Pepe Gotera y Otilio que de un gobierno serio y responsable”

  • El concejal popular considera una “tomadura de pelo” el modificado del proyecto de Río, que supondrá casi 400.000 euros más para incorporar “actuaciones básicas” que deberían figurar en el presupuesto original
  • Subraya que “ahora resulta” que hay que reforzar con pletinas “la famosa estructura”, y que la fachada no aguanta la carga del viento por lo que hay que cambiar el material de la cubierta
  • Denuncia que, en una grada de 35 años, el proyecto original no incluía la sustitución de las redes de saneamiento, fontanería y electricidad, ni bocas de incendios para cumplir con el Código Técnico en materia de seguridad 
  • Lamenta que mientras tanto “la afición se empapa cuando llueve”, como el viernes, con una obra que acumula retrasos y que “más que el Guggenheim parece la Sagrada Familia, porque sabemos cuándo empieza, pero no cuando termina”

El concejal popular, Miguel Fidalgo, ha destacado hoy que la reforma del Estadio Municipal de Balaídos es “más propia de ‘Pepe Gotera y Otilio, chapuzas a domicilio’, que de un gobierno serio y responsable como el que debería tener esta ciudad”. En este sentido, el edil ha lamentado que el alcalde recurra una y otra vez a “la mentira, al engaño y a la manipulación para tratar de ocultar las miserias del proyecto y su propia incompetencia”.

No en vano, y como ha relatado, el modificado de la grada de Río, aprobado en el mes de agosto y llevado a junta de Gobierno la semana pasada, es una “tomadura de pelo” que supondrá un incremento de casi 400.000 euros para incorporar “actuaciones básicas” que deberían figurar en el original.

Así, y como ha explicado el concejal popular, “ahora resulta” que hay que reforzar con pletinas metálicas la famosa estructura. “Si en Tribuna fueron los tirantes, que nos costaron 600.000 euros, ahora son las pletinas, que nos costarán otros 260.000 euros”, ha relatado.

Asimismo, prosigue Fidalgo, “también han descubierto, después de vendernos el túnel del viento una y otra vez”, que la fachada no aguanta la carga del viento, por lo que hay que cambiar el panel de composite de la cubierta por otro más ligero. “¿Quién hizo el proyecto original? Esto es una auténtica tomadura de pelo”, ha incidido.

Un proyecto original en el que, como ha denunciado, tampoco figuraba el cambio de las redes de saneamiento, la fontanería y la electricidad. “No hace falta ser ingeniero para saber que en una grada de 35 años va a haber que cambiar las tuberías de fibrocemento por otras de PVC”, resalta.

“Y seguimos. Porque también se olvidaron de cumplir con el Código Técnico en materia de seguridad e incendios”, ha continuado Fidalgo, quien ha explicado que en el proyecto original no figuraban las pertinentes bocas de incendio. “No sé quién hizo este proyecto, pero es un escándalo y una chapuza”, ha criticado.

“Bienvenidos al siglo XXI”

En este marco, el concejal popular ha lamentado todas las incomodidades que está sufriendo la afición, como “el aguacero del pasado viernes con la grada a medio hacer” y sin conocerse aún los plazos para su conclusión. Así, Fidalgo ha señalado que la reforma de Balaídos, que con el último sobrecoste supera ya los 13,2 millones de euros, “más que el Guggenheim es la Sagrada Familia, porque sabemos cuándo empezó, pero no cuando va a concluir”.

No obstante, y frente a esta realidad, expone Fidalgo, “el alcalde considera que está todo perfecto. “Se está haciendo todo tan bien que en Baladíos no va a hacer falta paraguas, presume. Bienvenidos todos los vigueses al siglo XXI. Y muchas gracias, señor alcalde”, ha concluido.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *